Invitados

WILLIAM MARÍN OSORIO

 

William Marín Osorio (Pereira, 1966) es profesor titular en el área de Literatura de la Licenciatura en Literatura y Lengua Castellana, Facultad de Ciencias de la Educación, Universidad Tecnológica de Pereira. Candidato a Doctor en Literatura Universidad Tecnológica de Pereira y Candidato a Doctor en Letras Universidad de Buenos Aires.  Autor de los libros: Cátedra de cultura regional. Viviendo la cultura (2002), Hacia una didáctica de la lengua y la literatura (2003), Análisis sociosemiótico de la novela Del amor y otros demonios (2003), La rosa de los vientos (2005), obra con la cual fue finalista en el Segundo Concurso Nacional de Poesía Casa de Poesía Porfirio Barba Jacob (2004). Ganador Concurso de Poesía, Biblioteca Pública de Pereira, 1984. Segundo puesto en el Primer Concurso Universitario de Cuento, Corporación Biblioteca Pública de Pereira “Ramón Correa”(1987). En el año de 1991 fue finalista en el 7º Concurso de Literatura “Género de cuento”, convocado por Letras de Oro, Universidad de Miami, con la colección de cuentos Una cita en la ciudad al final de la tarde, colección que tiene una primera edición publicada por la Universidad Tecnológica de Pereira y la Editorial Sic de Bucaramanga en marzo de 2008, y una segunda edición conmemorativa del Bicentenario de la Independencia publicada en diciembre de 2010 por la Universidad Tecnológica de Pereira y la Editorial Publiprint. Coordinó la línea de literatura del programa ONDAS de Colciencias. Fue director de la Revista Pereira Cultural (2002,2003). 

 

Los ejércitos 

 

Los soldados 

racimos humanos 

en los techos de sus máquinas de guerra 

y sus cascos que se hunden en un cielo plomizo. 

Tal vez es mediodía. 

Los soldados, 

Jóvenes, 

atléticos, 

atractivos, 

bailarines, 

padres sin saberlo a la distancia, 

amantes de profundas y delicadas manos, 

blancos perfectos 

de las máquinas de guerra 

y sus adioses. 

 

Un fotógrafo observa 

 

En primer plano 

Una llanta suelta y doblada por el impacto 

de la onda expansiva 

y un poco más allá 

Los restos metálicos y calcinados del motor 

los soldados y los civiles observan 

imperturbables 

alejados del mundo 

y de sí mismos 

mientras el fotógrafo eterniza 

el escenario de muerte 

con su lente Polaroid 

comprada en Occidente. 

 

El soldado desconocido dos

 

Un soldado sin armas tras la columna de humo 

solo la boina  y el camuflado 

revelan

que fue un hombre en otro tiempo.