Martín Barea

Montevideo, 1978. Poeta, artista plástico, gestor cultural. Ha publicado el libro de investigación Poesía e ilustración en la poesía uruguaya 1920-1940 (Museo Figari-MEC, 2013) y los poemarios: Fuga de ida y vuelta (La gotera, Uruguay, 2000), Dos mil novecientos noventa y cinco (Artefato, Uruguay, 2002), Los ojos escritos (43 Premio de Libros, Uruguay, 2003), Por hora por día por mes  (Estuario, Uy, 2008), Conexo (Museo nacional de artes Visuales, Uy, 2013), Parking Barea Mattos (Chile, 2013), Never Made in América (Lavender ink, Nueva Orleans, USA, 2017) y Made in China (Estuario, Uruguay, 2016). Su obra aparece recogida en numerosas antología, entre ellas: América invertida (USA, 2016), Earth, water and sky (USA, 2015), Austero desorden (Verbum, España, 2011), Cuerpo plural (Instituto Cervantes, España, 2010). Actualmente trabaja en el libro Las nubes y prepara la plaqueta RBL (Frac de medusas) que será presentada en Madrid a finales de mayo de 2018. Es fundador y coordinador general del Mundial Poético de Montevideo y desde el 2006 coordina el ciclo de lecturas, performances y recitales Ronda de Poetas.

 

Susurro de la piel abismal del mar

 

 

El mar descansaba digiriendo ya su ingesta.

Animal echado

al vaivén del respirar.

Tendido en su pelaje,

flotan enfermos hombres

que han sobrevivido.

Están con piernas desaparecidas en aguas,

aferrados a la trama del hálito:

al susurro de esa piel

abismal de mar:

Aquí no hay roca sino agua.

Agua y nada de agua.

Y la marea es el camino. La marea como una mancha desde allá arriba,

desde satélites.

Que serán chatarra, marea y nada de agua.

Si hubiera agua en el agua no moriríamos de sed.

Y sin embargo

moriremos de nada de agua en el agua.

Porque no hay vaso ni grifo en la marea.

Y no me puedo poner de pie,

a pensar por qué flotamos en la maraña.

Somos pesca plástica en vísceras de gaviota:

gaviota parca, gaviota calavera, gaviota muerta de hambre.

Nosotros,

fabricantes de alimento.

Veo los ojos del pingüino que arde como una madera negra

mientras salta torpe como un mensaje que nunca llega:

veo los ojos del pingüino rodeados por el fuego

que salta sobre la madera para rodear al vidrio del mensaje que nunca llegará.

La marea arrastra el teclado muerto en falanges de textos amputados.

Porque aquí no se puede estar ni sentado ni parado:

siquiera hay silencio en la marea.

Sino una hamaca insolada, ultravioleta y cándida como la esperanza.

Todos pelean por gritar tierra a la vista.

Pelean, y algunos sobresalen entre perros y ratas.

Y se abrazan a un huevo.

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle