Garantía de por vida

 

 

Los años llevan desgaste a las partes del cuerpo

y me imagino un negocio

donde los repuestos estén clasificados

por modelo y por fecha,

los experimentales y los de producción en masa

en mesas especiales de saldo

alentándonos a probar una nariz de plástico

inmune al daño solar

o superbaterías para el corazón o el hígado

que prometan durar para siempre.

 

Los modelos genéricos atraerían

al comprador de ingresos bajos,

las versiones de lujo a la élite

que tiene de todo

menos un cuerpo que marche a la perfección.

El lugar podría ser

una boutique exclusiva o un hipermercado

donde todo el mundo fuera a buscar gangas

 

Todavía ninguna cura para los cánceres más graves,

la demencia o la bacteria carnívora.

 

Soluciones a corto plazo que se anuncien

con términos elogiosos

ofrecidas en llamativos exhibidores

junto a la caja:

Te esperan a la salida,

y no se puede dejar seña.

El oxígeno portátil con sabor tropical

es el especial del mes.

Cuando la esperanza llega a un límite

no escasea el engaño.

 

Me imagino en un negocio, boutique o

sector de ofertas así de futurista,

y sé que es un sueño del Primer Mundo

Personas desesperadas de todo el planeta

venden partes de su cuerpo:

el pelo y los riñones

o usan los órganos para pasar contrabando.

Si les va bien, ganan lo suficiente

para comer unos meses más

o la oportunidad fugaz de otro día.

 

¿Qué querrá decir garantía de por vida

para un cuerpo que solamente lleva puesta la esperanza?

¿El consumidor aguantará hasta que haya ADN de diseño

o invertirá en partes del cuerpo de repuesto?

Y los que venden una parte de ellos, ¿cómo podrán estar seguros

de que no se pierde un haz de espíritu ni  una hebra de personalidad

en ese arreglo de última instancia?

El privilegio deambula por el Primer Mundo

mientras en cualquier otro lugar la supervivencia tiene

un costo trágico.

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle