Invitados

KAROLINA URBANO  

 

Pasto (Colombia), 1974. Profesional en Filosofía y Letras por la Universidad de Caldas, Magíster en Filosofía por la Universidad Nacional de Colombia. Realizó estudios de Maestría en Literatura Española y Latinoamericana en la Universidad de Buenos Aires. Ha sido docente en diferentes universidades de Colombia. Miembro del Comité Editorial de la Revista de Poesía  Luna Nueva y del Grupo de Estudios Sobre Colombia y América Latina GESCAL - PLED. Dirige la editorial Ojo de Poeta en Buenos Aires. Ha publicado los libros: Cómo hablar de lo indecible con alguien imposible (2014) de microrrelatos, Los colores de van Gogh (2014)  y La pipa del amor (2016) de poesía.

 

Destino

Ser la carnada,

una silueta impregnada de carne.

Un espejismo dispuesto a ser real.

No digas hambre

–la mesa está dispuesta para pocos–.

Mejor abrázate a la tierra

que las semillas guarden

el origen y la huella de tus pasos.

 

Como la cáscara del fruto que te comes

un pequeño bocado

bastará para borrarnos.

 

 

 

Del libro La pipa del amor (2016)

 

2

 

En el amor no hay final

ni principio.

El amor cabe perfectamente

en el universo de una sucia lata vacía

es cuestión de llenarla de mar,

rebosada de lluvia

se derrama en su ebriedad.

Entre más llena más vacía

no tiene nada de tenerlo todo.

Así el que ama demasiado es el más solo.

Vacía y llena todo el tiempo

como el que llora de amor o desamor

hace lo mismo

es la misma vieja lata en un rincón cualquiera

abandonada el día que fue bautizada

con fecha, con nombre, con punto,

capaz de iluminar o arrasar de golpe

- como la fe que mueve montañas-

es solo una palabra

que el hombre convierte en milagro.

 

3

 

Recibo el poema como el pan

me alimento, me saboreo

me regocijo.

¿Qué cuerpo puede resistirse

a la tentación del hambre?

El deleite

la saciedad

es la exageración de los gestos

ante la palabra muda.

El amor es como el poema

comen del mismo cuerpo

y rondan la misma soledad

del águila que acecha al espantapájaros

como si fuera su presa.