Invitados

HUGO MUJICA  

 

Hugo Mujica. Buenos Aires, 1942- estudió Bellas Artes, Filosofía, Antropología Filosófica y Teología. Tiene publicados 27 libros. Sus últimos ensayos son: Origen y destino; La palabra inicial. La mitología del poeta en la obra de Heidegger; Flecha en la niebla. Identidad, palabra y hendidura; Poéticas del vacío. Orfeo, Juan de la Cruz, Paul Celan, la utopía, el sueño y la poesía; Lo naciente. Pensando el acto creador; La casa; La pasión según Georg Trakl. Poesía y expiación; El saber del no saberse. Desierto, Cábala, el no-ser y la creación; Dioniso. Eros creador y mística pagana; y La carne y el mármol. Francis Bacon y el arte griego.

Solemne y mesurado y Bajo toda la lluvia del mundo son sus dos libros de relatos. Vaso Roto Ediciones publicó Del crear y lo creado, tres volúmenes que abarcan la casi totalidad de su obra, tanto poética, ensayística como su narrativa. Lleva editado doce libros de poesía, sus últimos son Y siempre después el viento, Cuando todo calla (XIII Premio de Casa de América de Poesía Americana) y Barro desnudo. Tiene además numerosas antologías personales editadas en más de veinte países; algunos de sus libros hay han sido traducidos y publicados en más de diez idiomas.

*

G

 

Es ella, la noche,

la que nos libra de los reflejos,

 

la que nos expande las pupilas.

 

Lo que busca con su bastón

el ciego es la luz, no el camino.

 

 

**

Nace el día

bajo un cielo despejado,

 

la claridad en la que todo se muestra,

lo que hacia ella brota 

y lo que su misma luz marchita.

 

Todo nacer pide desnudez, 

como la pide el amor, 

                      como la regala la muerte.

 

 

***

Amanece y callo;

callo todo miedo, 

callo cualquier presagio,

 

busco un alba virgen de mí,

               busco el nacer de la luz, 

          no su alumbrarme.

 

 

 

****

Hace apenas días murió mi padre,

hace apenas tanto.

 

Cayó sin peso,

como los párpados al llegar la noche 

o una hoja

cuando el viento no arranca, acuna.

 

Hoy no es como otras lluvias

hoy llueve por vez primera

sobre el mármol de su tumba.

 

Bajo cada lluvia

podría ser yo quien yace, ahora lo sé,

               ahora que he muerto en otro.

 

*****

Anochece bajamar,

algún graznido,           

restos que el mar abandona  

en la arena  y esta soledad de ser                                   

solo a medias.

 

Es la hora de la melancolía, 

la de la ausencia 

de lo que nunca estuvo  

y sentimos más propio:                                   

 

lo que todavía de nosotros 

no dimos a luz en la vida.