Invitados

HÉCTOR CAÑÓN  

 

Bogotá, 1974. Ganó el Premio Internacional de Poesía Paralelo Cero 2018. Fue finalista del concurso de cuento El Brasil de los Sueños 2008. Al año siguiente ocupó el segundo puesto en el Concurso de Periodismo Ambiental de Conservación Internacional con una crónica sobre pájaros bogotanos en vía de extinción. Su texto “De primerísima mano” fue seleccionado en la antología de crónica bogotana (1986-2006), de la colección Libro al Viento. Es autor de los libros de crónica “En la intimidad de sus bibliotecas” y “Hazañas colombianas” de Editorial Norma y de los poemarios “Los Viajes de la Luz” y “Cuarteto Elemental” de El Ángel Editor. Algunos de sus poemas han sido traducidos a inglés, portugués, italiano y esloveno. 

 

MÁQUINA CONTESTADORA

 

Marque 1 si está dispuesto a esperar. Marque 2 si desea asesinar a uno de nuestros operarios. Marque 3 si prefiere ahorcarse con el cable del teléfono. Marque 4 si aun está ahí. Marque 5 si en la larga distancia experimenta vértigo o nostalgia. Marque 7 siempre que nos llame. Marque 6 si está dispuesto a entender que no tenemos línea y que el sistema es su propio error. Marque 8 cuando ya no tenga dudas. Marque 9 tras aceptar que usted mismo es quien contesta. Marque 0 si no queda más para decir. 

 

 

EL CAMINO DE VUELTA

Las ondas que dibuja la piedra

al caer en el agua

regresan desde las orillas

al corazón del hombre.

 

Todo lo que va y viene 

es música nadando 

a contracorriente.

 

El cuerpo no cambia

al agitar su reflejo en el río

ni la sombra se deshace

tras reposar en la noche.

 

La piedra del fondo sentencia

que todas las aguas viajeras

tienen un camino de vuelta

 

PALOMINO

 

Los planetas

son peces del cielo.

 

Esta noche vinieron todos

porque sienten curiosidad

de mirar un mar en reposo.

 

Las olas siguen trabajando

y su música es luz en la costa.

 

Hace calor,

el árbol reposa

y sus hojas están tan calladas 

que oímos el pulso azul de los planetas

y los secretos que la orilla 

guarda del agua. 

 

NO ES EL HAMBRE IMPLACABLE 

devorando al jaguar

ni el cuerpo insistiendo en bañarse 

una vez más en el mismo río.

 

No sucede como el círculo de los siglos:

el hombre escribe la noche

y el aire la atraviesa sin hacer ruido.