Invitados

GISELA GALIMI  

 

Gisela Galimi  Nació en Lobos, Argentina. Estudió Periodismo (USAL). Maestría en Escritura Creativa (UNTREF). Es autora de los poemarios Claroscuro y Colorado (Tierra Firme.2005). Para que nada cambie (Alción Editora 2012), Memoria de la Piedra (Textos Intrusos 2015) y Flamenquitos y otros poemas (Textos Intrusos 2017) Mi cuerpo ajeno (Inédito) Seleccionado entre los seis finalistas en el concurso Paralelo Cero 2018. Es coautora de  Documentos de Comunicación Institucional (EDUCA 2007) y Protagonistas De La Cultura De Buenos Aires y Espectáculos 1810-2010 (Corregidor, con subsidio del Fondo Metropolitano de las Artes). Dicta talleres de escritura y es docente universitaria. Forma parte de las Antología Federal de Poesía 2019 (CFI), Antología Rapsodia Ensamble de Voces. Obertura. Poemas. Editorial El Mono Armado 2015 y de la Antología Infancias – 40 poetas del Festival Poesía en la Escuela. Añosluz Ediciones. 2012. Sus dos hijos son poetas.

La casa de la mujer tiene

un malvón que necesita

una maceta más grande

las hojas se le han puesto pequeñas 

y el tallo largo.

Hay que romper la maceta 

pero da miedo el martillazo y la mugre

la costumbre al cuenco conocido 

aunque apriete

a veces da cobijo.

No le tiembla el pulso sin embargo

sabe que todo tiene un precio

que la raíz es sabia,

y pronto será primavera.

Respira, toma fuerza, golpea 

y recuerda el color más pleno de las flores.

 

(inédito)

 

 

Tengo en la manga del saco

una moneda.

No está del lado de las cosas,

se ubica entre el paño y el forro

en ese espacio extraño

donde puedo palparla 

nunca más 

veré su brillo

tocaré el metal

o la dejaré partir.

No tengo idea de cómo

llegó hasta ese sitio

pero alguien debe haber cosido 

el camino de vuelta 

porque no logro 

encontrarle una salida.

La tomo en mi mano

pero no la toco

siento la dureza 

acaricio el canto

y reflexiono: 

así vos después de la muerte,

en ese espacio extraño

del otro lado de las cosas

siempre a la altura de mi mano

eternamente lejos.                                                                                                                 

(Inédito)

 

Volverás, será de tarde

no te amaré ni más ni menos que antes

porque mi amor nunca tuvo medida

fue todo lo ancho que se puede

desde antes de haber visto tus ojos.

 

Volverás a ésta que te ha parido,

desde la ardua tarea de crecerte,

serás más tuyo, no por eso menos mío

porque nunca fuiste mío.

 

Traerás esa risa de río

del río que crees afuera pero siempre estuvo

a la vera de tu risa,

traerás la piel más oscura

y más navegada el alma

de rostros que sufren y otros niños que ríen,

llegarás con brazos amazónicos

para el abrazo tan largo.

Yo bailaré los orillares del tiempo

haré viandas de comida con tu nombre

para que comas en mi mesa o te lleves a la vida

destaparé mi mejor vino

porque ahora podemos beberlo mano a mano.

Invitaré a tu hermano a la mesa

a tu abuelo que espera el abrazo

partiéndole la lógica a la muerte.

 

Cuando caiga la noche

te pediré que por una vez no salgas,

que los amigos mañana,

y llena la valija de aventuras

reclamare un premio a mi paciencia:

esta vez quiero que seas vos

el que me cuente los cuentos.

 

(Inédito)