Invitados

GIANNI DARCONZA

 

Gianni Darconza(1968 St. Gallen, Suiza) es poeta italiano, narrador, traductor y profesor de Literatura y Cultura Española y Literaturas Comparadas en la Universidad de Urbino Carlo Bo (Italia). Ha publicado, entreotros,losensayosIl detective, il lettore e lo scrittore. L’evoluzione del giallo metafisico in Poe, Borges, Auster (2013) y, con G.I. Bischi, Lo specchio, il labirinto e la farfalla. Il postmoderno in letteratura e matematica (2018).Ha publicadolospoemariosOltre la lastra di vero (2006, ganador del Premio “Jacques Prévert”), Materia oscura (2017, ediciónbilingüe en la traducción de A. Muriel) y Elogio dell’indeterminazione (2018, ediciónbilingüe en la traducción de M.Bohórquez),la novelaAlla ricerca di Nessuno (2007), el libro de relatosL’uomo in nero e altre scorie (2009) y elcuento para la infanciaIl ladro di parole (2013, ganador del Premio Frontino Montefeltro 2014). Para la Editorial Raffaelli de Rimini ha traducidoy curado:Antologia di poesia breve latinoamericana (2015), Giovane poesia latinoamericana (2015), y La grande poesia ispanoamericana (2018). Ha traducido varios libros de poetas hispanoamericanos, entre los cuales Vicente Huidobro, Nicanor Parra, Óscar Hahn, Antonio Cisneros,Roque Dalton, Víctor Rodríguez Núñez, Marco Antonio Campos, Giovanny Gómez, Federico Díaz-Granados, Mario Bojórquez, Rafael Courtoisie, Luis Benítez y Marisol Bohórquez. 

 

NIEBLA

Amo la niebla que surge en la mañana

cuando desvanece los contornos de lo real

cuando apaga los rayos del sol

en estos muñones de calles

que recorro con pasos inciertos

como quien ha llegado al fin del mundo

Amo la niebla que vuelve miopes a los objetos

porque es amiga de la ilusión

porque me hace dudar entre lágrimas

en suspensión como un exiliado

que explora un nuevo continente

una isla desconocida no situada

en los mapas de mis certezas

Me hice un vestido de niebla

que me cubre a la perfección

cuando lo uso, no soy más

que un producto de la imaginación

de quien cree en la claridad

y en los contornos definidos

y ha olvidado que para entender

lo que verdaderamente importa

debe confundirse con el vapor

y perder su forma

Para conocer sus propios límites

uno necesita primero hacerse niebla

ANTIPARTÍCULA 

Nunca nacemos solos

Siempre nos originamos en pares

neonato y antineonato

separados desde el nacimiento

lanzados a la velocidad de la luz

en direcciones opuestas

Pero guardamos el recuerdo

del parto gemelar

conservamos la memoria

de nuestro semejante y hermano

la misma masa y signo opuesto

(¡Dirac, tu ecuación

previó también esto!)

cada uno en busca de una meta

cada uno detrás de una quimera

escapamos para no encontrarnos

una segunda vez

Pero el espacio-tiempo se curva

y lo que parecía una fuga

no es más que un movimiento circular

que conduce a una segunda cita,

yo al final de mi vida

tú al final de tu muerte

Entonces entre dos oscuridades un resplandor

un haz denso de fotones

en el futuro detectado tal vez

por algún observador

Nunca morimos solos

 

 

 

MELQUÍADES

Dentro de mi prisión

de polvo y escombros

soy un animal herido

por una flecha del caos

Y las ramas agitadas por el viento

graban en el corazón sangrante

signos que no entiendo

y que mi boca traduce

en un lenguaje extraño

que tal vez será descifrado

tras cien años de soledad

Solo entonces comprenderás la profecía

del naufragio de mis ojos

cegados por la oscuridad sideral

mientras una lluvia horizontal

perforando cristales y recuerdos

incendiará el desierto

uniendo mi lengua al paladar