Gabriel Chávez

Sucre, Bolivia, 1972. Poeta y periodista. Autor de seis libros de poesía, entre ellos El agua iluminada (2010), La mañana se llenará de jardineros (Ecuador, 2013; Bolivia, 2014), Aviones de papel bajo la lluvia  (España, 2016) y Multiplicación del sol (Colombia, 2017). Se han publicado las antologías de su obra El pie de Eurídice (Colombia, 2014); La canción de la sopa (Ecuador, 2014); Cámara de niebla (Argentina 2014; Bolivia, 2015; Costa Rica, 2017) y Légamo y luz (México, 2017). Recibió la Medalla al Mérito Cultural de Bolivia y el Premio Editorial al Mejor Libro del Año, entre otros. Fue finalista del Premio Mundial de Poesía Mística “Fernando Rielo” (2013).  Dirige la colección de poesía “Agua Ardiente” de Plural Editores y el taller “Llamarada verde”. Ha sido traducido al inglés, francés, italiano, portugués, griego, ruso y rumano.

 

Si he de morir lejos de mi tierra

 

 

Si he de morir lejos de mi tierra

-¿cuál es a estas alturas, mi pedazo de tierra aquí en la tierra?-

quiero que sea en el nordeste brasileño y que canten forró mientras

me llevan a algún cementerio pequeño y colorido en una playa.

 

Que mi cortejo infúnebre esté compuesto por cordelistas y cantores de forró

 

y que entre los cordelistas y cantores y xilografistas

esté la mujer más hermosa

que conocí nunca

 

y que bailaba el forró de Chico Sales

cierta noche de trópico extasiado en la ciudad de Palmas

 

después de la cual puedo morir tranquilo

pues no es preciso seguir buscando y tentando cifrar la belleza

aquí en la tierra si ya la contemplé y era magnífica

e intimidante y oscura como suele serlo

en estas tierras.

 

La belleza.

 

 

 

 

 

El tiempo y las copas

 

 

Hay días en que la vida es como un champán muy ligero,

una efusión de burbujas y de luces

 

Hay otros -los más- en que es una cerveza un poco agria,

áspera pero al fin y al cabo refrescante

 

Noches en que existir es un ron profundo

denso y dulce, hecho de las melazas del deseo

 

Madrugadas como un absintio de los buenos

donde los dedos hacen líneas de luz en la penumbra

 

Mediodías radiantes y en molicie como un cóctel de tumbo bajo un molle

 

Tardecitas como un vino viejo y generoso

 

Atardeceres y alboradas de agua fresca

 

Minutos intensos como un shot de tequila

 

Horas que son como el último whisky antes de irnos.

 

 

La mañana se llenará de jardineros, 2013.

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle